Tutorial para saber dibujar árboles, flora o vegetación. Lección de dibujo para dibujar plantas y su follaje con instrucciones paso a paso.

<< Teoría del color

Dibujar animales >>


Aprende a dibujar árboles

Vamos a realizar un ejercicio para comenzar a dibujar árboles con facilidad.

Siguiendo la lección paso a paso sabrás como desarrollar desde el boceto hasta el entintado final.

Para seguir los pasos del dibujo debes disponer de un lápiz de grafito (de mina blanda) o un portaminas, una goma, una hoja de papel o una libreta con hojas blancas, un puntafina (para este tutorial hemos utilizado uno de grosor 0,2mm) y una hoja de papel vegetal (la usaremos si queremos mantener el boceto a lápiz intacto.)

Boceto a lápiz




Nos situamos delante de la hoja en blanco. Este espacio de vacío puede provocarnos algo de miedo si hace mucho tiempo que no dibujamos o tenemos poco práctica.

Se nos pasará con la práctica o al realizar los primeros trazos.



Realizamos una línea horizontal que representará el suelo.

Es conveniente que esta línea sea más ancha que la amplitud máxima del árbol. Así tendremos un equilibrio mayor del dibujo- obtendremos un árbol más simétrico.

Des del medio de la raya horizontal levantamos una vertical (representa el tronco) y a la altura que consideremos oportuna dibujamos un circulo más o menos preciso. No tenemos que esforzarnos demasiado ya que solo es una ayuda visual que más tarde se borrará. Según el tipo de follaje del árbol será un circulo alargado, aplastado, uniforme...

Como en este momento estamos dibujando un roble, éste tiene una copa densa y regular.




A continuación vamos realizando los detalles del árbol. Si empezamos por abajo definimos la anchura del trinco y vamos definiendo las ramas principales, las más gordas.


Ve formando la copa del árbol añadiendo más detalles.
Ten en cuenta que cuando más nos alejamos del tronco las ramas se van haciendo más delgadas. De cada rama nacen nuevas bifurcaciones de ramas más jóvenes.
Puedes fijarte en estos detalles paseando por el bosque o por los parques de tu ciudad. En botanical-online hay mucha información sobre el mundo vegetal. Puedes consultarla en línea.


Por último distribuye las aglomeraciones de hojas. Un recurso sencillo pero eficaz es dibujar manchas de diferentes tamaños sin acabar de dibujar hoja por hoja.

No te olvides de añadir la textura del tronco del árbol: arrugas, agujeros, nudos de ramas resquebrajadas

Decora esa línea impersonal del suelo con algunas hierbas o césped.




Entintado del árbol

Como hemos decidido mantener el boceto a lápiz entintaremos sobre una hoja vegetal. Puedes hacer lo mismo utilizando una mesa de luz y una hoja blanca.
Para no desaprovechar toda la hoja vegetal sobrante recortamos sólo la que utilizaremos con unas tijeras.





Fija la hoja vegetal sobre la hoja donde esté el dibujo del árbol con un poco de cinta adhesiva para que no se mueva mientras entintemos


Y empieza a entintar. Resigue las formas que se divisan a través de este papel transparente.

Debes tener cuidado en añadir detalle a esas manchas que habías dibujado antes. Ahora no basta en intuir las formas de las hojas hay que dibujarlas para que cualquier persona pueda observar un árbol donde antes había espacio en blanco. Tampoco hay que dibujar hoja a hoja, con que realices unas cuantas las otras del grupo se imaginarán.




Como puedes confundirte a la hora de mezclar ramas y hojas, hazlo por partes. Primero las hojas que se vean en primer plano (tal como se observa en la fotografía de la izquierda), después añade las ramas más cercanas al espectador bajo las primeras hojas, continúa añadiendo hojas por detrás de las ramas y así hasta que termines con la copa.

Como hay el dibujo a lápiz por debajo del que estamos realizando sobre la hoja vegetal, es conveniente que a medida que avances en el entintado vayas levantando la hoja transparente y la expongas a trasluz (observa el papel vegetal delante de una bombilla o una ventana). Debes tener en cuenta que se mantenga una copa bastante uniforme, evitando situar demasiadas hojas en un lado en reprimenda del opuesto. El echo de observar de este modo el dibujo te permite comprobar más adelante si estás llevando un contraste de blancos y negros correcto.





No olvides de añadir el detalle de "la piel" a las ramas.

Observando el dibujo de la izquierda puedes pensar que la copa está algo bacía, ya que faltan las hojas más alejadas. ¿Pero como rellenarlas sin ensuciar el dibujo?

A continuación vamos a realizar un truco que nos dará resultados sorprendentes...

En vez de repetir los grupos de hojas que hicimos anteriormente, ahora rellenaremos los huecos con la sombra de las hojas más interiores.

Cuando más nos alejemos de la frondosidad del interior de la copa más fácil será observar las hojas individualmente. Para conseguir este efecto ve dejando mayores espacios en blanco entre las sombras cuando te acerques hacia el exterior, hasta llegar al perímetro del follaje, lugar donde se verá la sombra de cada hoja por separado.

Cuando termines sitúa el dibujo sobre una cartulina blanca o de color verde y ya tendrás un cuadro de un árbol.

Práctica con la realización de árboles y demás plantas en cuadernos de dibujo cuando vayas al campo.

Cuando empieces a dibujar la vegetación no te preocupes por el resultado final. Debes conseguir frescura en el dibujo.
Realiza apuntes de detalles que más tarde te ayuden a confeccionar árboles Por ejemplo fíjate en las hojas por separado, estudia la rugosidad del tronco, resigue el crecimiento de las ramas del árbol.

Cuando tengas una buena guía de referencia ya estarás preparado para crear bosques de árboles y plantas.

<< Teoría del color

Dibujar animales >>


Condiciones de uso   | ©2004/2014 - Daniel Martínez Bou - Todos los derechos reservados   | Enlaces