Cuento infantil de Cuento de amor de San y Valentín con dibujos para niños y niñas.

Cuento de Cuento de amor de San y Valentín

 

Viñeta dibujada por belu

Sandra Hernández era una gran aficionada al dibujo.

Después de salir de la escuela, se apresuraba a llegar a casa para recoger su bandolera y dirigirse después a la colina que coronaba su ciudad.


 

Viñeta dibujada por magali

De su bandolera, Sandra sacaba un cuaderno de dibujo prácticamente completado y un lápiz tan gastado que a veces se le escapa de entre los dedos por lo pequeño que era.

La goma de borrar era lo único que se mantenía nuevo, sin estrenar, porque Valentina la había comprado esa misma mañana tras terminar con la última miga que le quedaba la tarde anterior.


 

Viñeta dibujada por Sofia

Sentada en la hierba, la niña contemplaba toda la ciudad bajo sus pies.

Esa colina donde se hallaba se levantaba un centenar de metros por encima del edificio más alto.

Sentía que desde allí podía desmenuzar cada calle, cada bloque de pisos y cada coche que circulaba a gran velocidad; y plasmarlo para siempre en una de sus hojas del cuaderno.

Disfrutaba tanto dibujando que a veces el tiempo le pasaba sin darse cuenta y tenía que volver a casa porque la luna no hacía luz suficiente para ver lo que dibujaba.


 

Viñeta dibujada por ktherine sempai uwu

Una tarde, Sandra contaba mentalmente los segundos que quedaban para que finalizase la última clase del día, la de matemáticas de la maestra Marisa.

Mientras Marisa enseñaba a multiplicar de la manera más rápida jamás inventada en todo el mundo, Sandra murmuraba:

- 129, 128, 127...

Pero una voz, le distrajo el conteo de segundos. Su compañera de pupitre, Eva Humas le dijo:

-¿Sabías que he encontrado una página donde dibujar con el ordenador y enseñárselo al mundo mundial?


 

Viñeta dibujada por CamilaChan

Sandra escuchó con atención las palabras de su compañera de pupitre Eva Humas incluso después que sonase el timbre anunciando el final de las clases.

Marchó a casa y esta vez, por primera vez en su vida, no recogió su bandolera para salir pitando a la colina. Encendió el ordenador y escribió:

www.dibujosparapintar.com/cuaderno_de_dibujo.html

Tras unos segundos, le apareció la página que su compañera de pupitre Eva Humas me había descrito interrumpiéndola en su conteo de segundos para que terminase las clases.


 

Continuar el cuento >>


 

Menú

Cuentos
Página principal de la sección de cuentos.

Versión móvil Condiciones de uso   | ©2004/2019 - Daniel Martínez Bou - Todos los derechos reservados