Cuento infantil de El Cuento de la Paciencia con dibujos para niños y niñas.

Cuento de El Cuento de la Paciencia

 

Viñeta dibujada por Francine

Gustavo se levantaba todos los días a las siete de la mañana. Sabía que a esa hora le daría tiempo de ducharse, vestirse y desayunar. En pocos minutos estaría listo para tomar el metro e ir al colegio.

Una mañana se retrasó unos pocos segundos en sus tareas diarias, por lo que tuvo que acelerar el paso para llegar a tiempo puntual al metro.

A las siete y media aún estaba Gustavo esperando en el andén el convoy.

-Parece que llega con algo de retraso- pensó Gustavo, al ver entrar el metro en la estación con 5 segundos de retraso.


 

Viñeta dibujada por abelcp

Gustavo respiró aliviado una vez estuvo dentro del vagón y éste emprendió la marcha tras cerrar sus puertas.

Cuando el convoy llegó a la siguiente estación, la estación de la Plaza Mayor, y abrió sus puertas, Gustavo se preocupó al momento:

-Ya debería haber cerrado las puertas y emprender la marcha.

Habían pasado 35 segundos y el tren permanecía parado.


 

Viñeta dibujada por carmencp

Impaciente, Gustavo, salió del vagón y subió corriendo las escaleras de dos en dos.

"Cogeré el autobús y seguro que llego antes"- pensó mientras salía sudando de la estación de metro y corría hasta la parada de bus más próxima.

Distinguió la parada de bus a la lejanía y como, del autobús, salían y entraban pasajeros.


 

Viñeta dibujada por Lucia Vasquez

Cuando Gustavo estaba a un par de escasos metros de la parada de bus, el autobús emprendió la marcha.

-¡Vaya, acabo de perderlo por segundos!- se lamentó Gustavo resoplando.

No podía esperar el siguiente bus, seguro que llegaría tarde- se dijo para si mismo.

-¡Hay una parada de tranvía a 500 metros de aquí!

Puso de nuevo sus piernas en marcha y, corriendo como alma que le lleva el diablo, se dirigió a la estación de tranvía más cercana.


 

Viñeta dibujada por stephanie

Al llegar a la estación, observó una larga cola de personas que aguardaban su turno para subir.

Espero 35 segundos y exclamó desesperado:

-¡Así no llegaré nunca al colegió!


 

Continuar el cuento >>


 

Menú

Cuentos
Página principal de la sección de cuentos.

Versión móvil Condiciones de uso   | ©2004/2019 - Daniel Martínez Bou - Todos los derechos reservados